Mai Meneses: cree en ti, persigue tu éxito

26 NOVIEMBRE 2015

¿Cuántos concursantes de Operación Triunfo recordáis? Lo normal es que nos acordemos de aquellos que ganaron el concurso o llegaron a la final, ya que, generalmente, y con no poca ayuda de grandes operaciones de marketing, ganadores y finalistas terminan alcanzando la fama. Menos frecuente es, sin duda acordarse de los primeros expulsados de cualquiera de las ediciones del popular concurso.

Uno puede imaginarse la desilusión que se puede llevar una persona que aspira a un premio – y a todo lo que viene detrás del mismo – cuando, después de haberse preparado de forma concienzuda y de haber trabajado duro para ello, su ilusión se trunca a las primeras de cambio como consecuencia de que terceras personas – un jurado en el caso de OT – consideren que otro es mayor merecedor que tú de seguir adelante en el concurso. Desilusión y frustración, sí; pero… ¿se puede hablar de fracaso?

Mai Meneses fue la primera expulsada de la segunda edición de Operación Triunfo (2002), ya que su voz no acabó de convencer al jurado ni a la audiencia. A casita a las primeras de cambio. Si Mai hubiera dejado que esta decisión de un jurado, tomada en una situación concreta, en un momento puntual y por una actuación de apenas un par de minutos, le afectase más de lo imprescindible, seguramente yo ahora no estaría escribiendo sobre ella. Sin embargo, Mai confiaba plenamente en su talento y entendió que aquello sólo fue un traspiés en su carrera. Así, lejos de arredrarse por el chasco seguro que se llevó con su eliminación, continuó adelante en busca del éxito y de nuevas oportunidades.

En el año 2005, decidió unirse a Kim Fanlo, un músico que había conocido durante la gira de los “triunfitos” al salir de la academia, y formaron el grupo “Nena Daconte”. Ese mismo año autoeditaron su primer disco, titulado “He perdido los zapatos”. Ya en 2006, ficharon por la discográfica Universal Music Spain, y su álbum salió a la venta en toda España. Su primer single (“Idiota”) ya fue un gran éxito; pero el segundo (“En qué estrella estará”), llegó a ser número 1 en “Los 40 principales” y tema oficial de la vuelta ciclista a España 2006.

2. Foto vuelta

“He perdido los zapatos” fue Disco de Oro en España, y “Nena Daconte” se alzó con el Premio Ondas y el Premio 40 Principales a grupo revelación del año.

Dos años más tarde, sacaron su segundo álbum, “Retales de carnaval”, y su tan conocida canción “Tenía tanto que darte”. Con este trabajo volvieron a ser número 1, grabaron un videoclip bajo la dirección de Juan Antonio Bayona, colaboraron con Coti y consiguieron ser Disco de Platino.

No estaba mal para alguien que, en su primer intento por alcanzar el éxito, había recibido un importante revés. Pero Mai no fue derribada por ese revés. Se mantuvo firme y nunca perdió de vista su objetivo de triunfar en el mundo de la canción, gracias a su talento en el que tanto confió.

3. Foto álbum

En 2010, Mai decide continuar con el proyecto “Nena Daconte” en solitario, prescindiendo de Kim Fanlo. Pero la rueda no se detuvo, no dejó de rodar. Mai siguió al frente del grupo y volvió a la lista de los 40 Principales con un nuevo disco, titulado “Una mosca en el cristal” y el single “No te invité a dormir”. Y a este disco le siguió “Sólo muerdo por ti” (2013), con el single “Disparé”.

Empezaba este post preguntando si alguien conocía a los participantes de OT que no habían ganado el concurso o habían sido finalistas. Ahora pregunto ¿Quién no conoce a “Nena Daconte”? Mai Meneses es un ejemplo de que lo que empieza mal, no tiene por qué acabar mal, ni siquiera tiene por qué acabar. Un ejemplo de que metiendo en la coctelera una cuarta de ilusión, otra de autoconfianza, otra de talento y otra de trabajo, podemos conseguir una pócima que nos endulce los malos tragos anteriores que hayamos podido tener que dar, y que nos dé la energía suficiente para levantarnos si caemos, y para continuar nuestro camino hacia nuestros objetivos, cualesquiera que estos sean. Cierto es que esa pócima, para que surta pleno efecto, precisará casi siempre de una dosis de suerte. Pero la suerte, amigos y amigas, hay que buscarla. No puedes quedarte en tu casita esperando a que llame a tu puerta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ofrece siempre tu mejor versión
RESERVA TU CONFERENCIA