¡Bienvenida, autoayuda!

15 SEPTIEMBRE 2015

Hablar es gratis”, “hablar es muy fácil”, “es muy fácil decirlo”… son expresiones que todos hemos oído en más de una ocasión. Y no hay duda que son ciertas.

Decir, por ejemplo, a una persona que lo que tiene que hacer es “ser feliz” y levantarse cada mañana con una sonrisa en la cara es muy fácil. Pero coincidiréis en que no es lo mismo que te lo digan cuando las cosas van a las maduras que cuando van a las duras. Díselo a alguien que va a perder la casa porque no puede pagar la hipoteca, a alguien que no tiene dónde dormir ni qué comer (ni él ni su familia) o a alguien que acaba de sufrir una desgracia personal. Entonces no es tan fácil.

En mi opinión, hemos de intentar llevar cualquier situación de la mejor manera posible, incluso las desgracias; hemos de buscar los aspectos positivos de todo, y aferrarnos a ellos como elemento de autoayuda, para evitar lamentarnos y atormentarnos.

Claro que existen situaciones en las que, desgraciadamente, será difícil o imposible extraer algo positivo. Pero como suelen ser situaciones extremas, intentemos reducir su número al mínimo. Se trata de no considerar extremas las situaciones que realmente no llegan a serlo, aunque se acerquen. Ahí es donde debemos trabajar, teniendo claro que cuanto más espacio reservemos en nuestra mente a lo positivo, menos margen dejamos a lo negativo.

Sin ser, ni de lejos, una situación extrema, os puedo poner un ejemplo que me acaba de pasar. No hay duda que romperse una pierna es algo desfavorable, ¿no? Pues bien, el pasado mes de agosto, no se me ocurrió manera más original de celebrar mi cumpleaños que rompiéndome tibia y peroné en una caída. Tan angustioso fue el chasquido de los dos huesos cuando se partieron, como, sobre todo, el verme la pierna colgando, doblada en ángulo de 90° a la altura de la espinilla. Ambulancia, traslado a Barcelona, 10 días en el hospital con operación de por medio y pierna enyesada 15 días desde debajo de la cadera hasta el pie. Seguro que no ha sido mi final de vacaciones soñado. Y seguro también que a mí me limita más llevar este yeso que a alguien que no vaya, además, en silla de ruedas.

Sebas

Hubiera sido una buena ocasión para lamentarme; pero he preferido centrarme en lo “positivo” de la situación:

  1. No sentí dolor alguno (si no soy parapléjico, me muero del dolor).
  2. La fractura no fue abierta (lo que hubiera complicado mucho la recuperación).
  3. Me rompí la pierna, no el brazo (que eso sí que me hubiera limitado).
  4. Puedo trabajar en el ordenador.
  5. Con la operación, me he ahorrado 6 semanas de yeso.
  6. Me ha surgido una nueva meta: intentar llegar al Open de Italia para jugarlo (del 25 al 27 de septiembre).

Claro que podría lamentarme de mi mala suerte, de haber perdido parte de mis vacaciones, de haber tenido que entrar en el quirófano, de tener que pasar 3 semanas entre casa y hospital, de no poder moverme con facilidad, etc. Pero de verdad, me ayuda mucho más pensar en lo otro, y todo lo que ayuda, bienvenido sea 😉

4 comentarios para "¡Bienvenida, autoayuda!"

  1. Cristina Martin Ortega - 16 septiembre, 2015 (11:07 am)

    Es estupendo Sebas, tienes toda la razón y leerlo sirve de recordatorio para tomarse las cosas como tu, con optimismo!.
    Rafa Winckelmann se rompió la pierna también en agosto y aunque no hubo que operar sigue con prótesis hasta la semana próxima cuando esperemos este todo bien. Y, como tu se lo tomo con su optimismo acostumbrado y sin borrar su sonrisa!.
    Gracias por tu texto
    Cristina

    1. Sebas Lorente - 16 septiembre, 2015 (11:48 am)

      Jopeta, Cristina !Vaya casualidad los dos al mismo tiempo! De todos modos, Rafa no se lo puede tomar de otro manera, porque no sabe 😉 Un fuerte abrazo a los dos (y a Clara) y me alegro de que te haya gustado el artículo. 🙂

  2. María - 17 noviembre, 2015 (5:42 am)

    Olé-tú. Tienes un calendario de charlas?

    1. Sebas Lorente - 17 noviembre, 2015 (10:21 am)

      Gracias María. El calendario lo estamos perfilando, ya te informaré cuando lo tengamos cerrado. Un beso! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ofrece siempre tu mejor versión
RESERVA TU CONFERENCIA