Ernest Shackleton: ¿Un precursor del «team building»?

13 AGOSTO 2015

Hoy me apetece hablaros sobre Ernest Henry Shackleton, una persona que, tras truncársele su aventurero reto inicial, tuvo que enfrentarse a otro mucho más difícil, sobrevivir, del que logró salir airoso a base de transmitir a su equipo una actitud ejemplar. Este irlandés fue uno de los exploradores polares más importantes de la “Edad heroica de la exploración de la Antártida”.

Uno de sus últimos viajes al continente helado fue la “Expedición Imperial Transantártica”, en medio de la Primera Guerra Mundial, con la que quería cruzar a pie la Antártida de punta a punta pasando a través del Polo Sur. La aventura se truncó cuando su barco, el Endurance, quedó atrapado en el hielo y terminó hundiéndose. Tras el naufragio, la expedición tuvo que sobrevivir en duras condiciones lejos de tierra firme. Pero Shackleton era un líder en toda regla, y gracias a él y a su condición de tal, los 27 exploradores regresaron a casa con vida después de casi dos años aislados. Aquel día, Ernest escribió a su mujer Emily: “Lo he conseguido, a la mierda con el almirantazgo. Hemos sufrido un infierno sin perder ni una sola vida. Pronto estaré en casa y entonces descansaré”.

Es evidente que Shackleton ha pasado a la historia como un ejemplo de liderazgo. Algunos hechos que lo demuestran son que renunció a su sueño de cruzar la Antártida y se centró en salvar a sus hombres; consiguió que su expedición sobreviviese en circunstancias extremas porque la mantuvo unida como un gran equipo; preparó actividades para levantar la moral de su tripulación; y antepuso las necesidades del grupo a las suyas propias demostrando una gran generosidad con sus compañeros.

FOTO SHACKLETON

Esta épica historia de capitanía, tesón y superación se ha plasmado en diferentes formatos. Por ejemplo, se llevó a la televisión en el año 2002 con la miniserie “Shackleton: La odisea de la Antártida”, la cual ganó varios premios a la mejor película televisiva. Y cinco años más tarde, se publicó un libro con el mismo nombre donde se recopilaron las más de 400 imágenes que el fotógrafo Frank Hurley, uno de los viajeros, tomó durante la gélida odisea.

Para acabar me gustaría resaltar que aunque Shackleton no logró completar la “Expedición Imperial Transantártica”, no se puede decir que fracasase, sino más bien todo lo contrario, fue un auténtico héroe.

Un comentario para "Ernest Shackleton: ¿Un precursor del «team building»?"

  1. David - Team Building - 2 mayo, 2017 (4:07 pm)

    Excelente ejemplo de liderazgo, seguro que sintió comodidad y seguridad el grupo quien lo acompaño, y en el trayecto del viaje seguro desarrollaron habilidades dentro del trabajo en equipo y a nivel personal, cuidar uno del otro y un mayor grado de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ofrece siempre tu mejor versión
RESERVA TU CONFERENCIA