Quién soy

Soy una persona corriente, con sus virtudes y con sus defectos que, eso sí, trato de pulir día a día. Reconocer un defecto y no hacer nada para corregirlo supone sumar un defecto más a tu lista. Me gusta el contacto con la gente y me gusta descubrir, aprender de las personas, de los ejemplos y de las ideas. Voy en silla de ruedas desde que tenía 20 años, a raiz de un accidente de coche que sufrí; pero no doy a este hecho demasiada importancia. Me centro en todo lo que tengo y en lo afortunado que soy por ello. Me gustaría ser más realista que optimista, pero… ¡me cuesta mucho!

He vivido muchas y muy diversas experiencias en la vida, de las que, por encima de todo, he APRENDIDO; he aprendido a mejorar mi actitud ante la vida, con los demás, en el trabajo. Todos tenemos espíritu de superación, no hace falta sufrir alguna discapacidad para ello: todos tenemos problemas y todos debemos afrontarlos para intentar superarlos; en eso tan simple consiste el llamado “espíritu de superación”. Abandoné mi carrera de abogado para dedicarme de lleno a comunicar y transmitir a otros todo aquello que a mí me ha servido de ayuda para intentar mejorar como persona. Para ello escribo regularmente en mi blog y ofrezco charlas o conferencias en distintos foros.

Salidas vivenciales